Fisioterapia y embarazo

PIN Fisioterapia y embarazo

El embarazo es una época especial y emocionante para las futuras mamás, pero también es una época de grandes cambios físicos que no siempre son cómodos y a veces son francamente dolorosos. En casi todos los casos el tratamiento de fisioterapia de base miofascial puede ser muy útil para aliviar los síntomas. El objetivo del tratamiento es preservar los cambios naturales que su cuerpo está experimentando para prepararse para el nacimiento de un pequeño, pero abordando cualquier cambio que conduzca a la disfunción para ayudar a que su experiencia de nacimiento sea la mejor posible. La fisioterapia también puede ser muy útil después del parto para resolver cualquier síntoma persistente o disfunción de la parte baja de la espalda o la pelvis.

Las zonas más comunes en las que las mujeres embarazadas tienen dolor y disfunción son la zona lumbar, la pelvis y la cadera. Esto no es sorprendente dado que los cambios físicos más significativos se centran en estas áreas. En el momento en que comienza el parto, la pelvis se habrá expandido a lo ancho, se habrá inclinado hacia los dedos de los pies y la curva de la espalda baja se habrá acentuado enormemente. Estos cambios se producen no sólo para acomodar el tamaño del bebé y ayudar en el parto, sino para ayudar a mantener el equilibrio durante el embarazo dado el cambio de masa que se produce.

La hormona relaxina es una de las mayores responsables de los cambios en la zona de la pelvis de las futuras madres. La relaxina es la principal responsable de ablandar los ligamentos que rodean la pelvis durante el embarazo. Este ablandamiento permite la expansión entre los huesos de la pelvis para dar cabida a un bebé en crecimiento, así como ayudar en el parto; pero también puede causar inestabilidad y desalineación. Esto puede causar dolor al caminar, al subir y bajar escaleras, al acostarse de un lado u otro mientras duerme y al hacer chasquidos en la pelvis durante el movimiento general. Es maravilloso que tu cuerpo se acomode de forma natural a un pequeño, pero eso también te pone en mayor riesgo de que un pequeño incidente provoque una desalineación y una disfunción. Las actividades normales como montar en bicicleta, estar sentada durante mucho tiempo, viajar durante periodos prolongados en coche o en avión, o un incidente como una caída, pueden mover la pelvis o la parte baja de la espalda de forma distinta a la prevista y deben abordarse.

Al principio del embarazo, la desalineación puede tratarse con la liberación miofascial, pero la pelvis no debe movilizarse más que suavemente. Tu cuerpo ha hecho cambios por una razón, sin embargo, cuanto más alineada esté tu pelvis, menos traumático será el parto para la madre y el bebé. Más adelante en el embarazo, la liberación miofascial puede ser de gran ayuda para el sacro, ya que la cabeza del bebé presionará y moverá el sacro durante el parto; una vez más, el objetivo es maximizar la experiencia tanto para la madre como para el bebé en lugar de lograr una alineación perfecta. Esto es especialmente importante si vas a estar tumbada de espaldas durante el parto, ya que las fuerzas aumentan considerablemente en comparación con la posición de pie, en cuclillas o en otras posiciones que hayas planificado con tu equipo de partos.

Un fisioterapeuta también puede proporcionarle ejercicios suaves de estabilidad y estiramiento para la zona lumbar, la pelvis y las caderas. Estos ejercicios cambian a medida que avanza el embarazo y deben adaptarse a la fase del mismo para garantizar la máxima comodidad.

El embarazo es una etapa muy emocionante; no hay necesidad de sufrir dolores innecesarios y dificultades para realizar actividades funcionales como caminar. Consulte con su equipo de parto sobre la incorporación de las técnicas extremadamente eficaces de la fisioterapia basada en la liberación miofascial si cree que puede beneficiarse.