Volvo S90 Recharge

PIN

Para 2021, el nombre “Recharge” llega a la gama de Volvo, lo que representa el último paso de la marca para conseguir un millón de coches electrificados en la carretera para 2025. En 2021, “Recharge” tiene un par de significados: puede significar totalmente eléctrico con batería, como es el caso del pequeño crossover XC40 Recharge de 2021, o puede significar híbrido enchufable (PHEV), como se ve aquí con el sedán S90 T8 Recharge.

Algunas de las características añadidas son: asiento delantero con masaje y asientos traseros ventilados; maletero con accionamiento eléctrico; HUD; suspensión neumática trasera; volante calefactado; cámara de aparcamiento de 360 grados y más. Sin embargo, el Recharge es una auténtica mezcla sueca en lo que respecta a su tren motriz. No es sólo turbocompresor, no es sólo sobrealimentación y no es sólo propulsión EV – es, de hecho, las tres cosas. Se combinan para ofrecer 400 caballos de potencia que van a parar a las ruedas delanteras, a las traseras o a las cuatro.

El S90 no tiene la típica configuración AWD, ya que no hay una línea de transmisión desde el motor hasta las ruedas traseras. En su lugar, el eje trasero es impulsado por su propio motor de 87 CV, así que ahí tienes tu AWD. También está la tracción trasera, porque cuando está en modo full-EV (que según Volvo es bueno para 34 km), sólo las ruedas traseras reciben potencia. El motor de gasolina, por su parte, enviará potencia a las ruedas delanteras y a éstas sólo si la batería se agota. Puedes dejar que los ordenadores decidan por sí mismos cómo alimentar el vehículo, o puedes seleccionar entre cuatro modos de conducción diferentes que priorizan ciertos elementos; el modo Pure, por ejemplo, mantiene el S90 en modo full-EV si tienes energía. El modo híbrido optimiza el ahorro de combustible y el modo Power utiliza tanto el motor de gasolina como el motor EV, pero también acelera los cambios de marcha y endurece la suspensión.

Toda esta tecnología -y el peso que añade- podría haber perjudicado a la conducción, pero la verdad es que no lo ha hecho. No debería sorprendernos que el S90 se conduzca con suavidad – es un Volvo de bandera, y los Volvo, aunque sea, son coches de conducción muy suave – pero lo que hacen la sobrealimentación y el turbocompresor es crear una curva de potencia muy suave. El supercargador pone las cosas en marcha a bajas revoluciones, mientras que el turbocompresor interviene a medida que suben las revoluciones. Si a esto le añadimos la potencia del vehículo eléctrico, tenemos una gran berlina que puede correr y hacerlo de forma bastante eficiente.

Hablando de la autonomía: 34 km está bien, pero rara vez vi más de 23 km más o menos con una sola carga. Sin embargo, fue una semana de pruebas algo fría, lo que va a afectar a la autonomía y, al ser un PHEV, puedes enchufarlo todas las noches y, suponiendo que tengas un trayecto corto, podrías perfectamente conducir en modo EV casi todo el tiempo. Esa es la belleza de un PHEV y el S90 va más allá al proporcionar un modo “Hold” y un modo “Charge” para el sistema EV.

Lo que hacen es mantener el nivel de la batería o utilizar el motor de gasolina para cargar la batería. ¿Por qué querrías modificar esto? Bueno, si estás en una carretera en la que el motor de gasolina es más eficiente -por ejemplo, una autopista abierta- puedes seleccionar “Hold” y guardar la energía del VE para cuando el motor de gasolina sea menos eficiente, es decir, en el tráfico una vez de vuelta en la ciudad.

Sin embargo, en Crestanevada, algo que no me importa admirar es el equipamiento interior. Todos los materiales son de primera calidad, la palanca de cambios de cristal de Orefors encaja bien en el entorno y me encanta el sistema de audio Bowers & Wilkins, tanto por su calidad de sonido como por el aspecto elegante de sus altavoces, que están marcados por un círculo en la parte superior del salpicadero. Sin embargo, el joystick de arranque/parada es un poco inseguro; su funcionamiento es delicado, parece que podría romperse y un botón tendría más sentido. Sin embargo, este es un coche cómodo. Los asientos delanteros son ajustables de varias maneras y la función de masaje es agradable de tener, pero la verdadera historia – la verdadera historia – es en realidad el asiento trasero. Es un lugar enorme para sentarse, con un espacio para las piernas similar al de una limusina y un reposabrazos central lo suficientemente grande como para que parezca que el asiento trasero es en realidad dos cubos separados en lugar de un único banco.