La casa de tus sueños

PIN

Está planeando su sueño, pero ¿es también un hogar sano y seguro para usted y su familia? Varios elementos que intervienen en la construcción de una casa -desde los materiales utilizados para construirla hasta los niveles de luz y ruido dentro de la estructura- pueden afectar a la calidad de vida dentro de su refugio. La constructora ARquitud nos da las claves. Si está construyendo o renovando su casa, asegúrese de trabajar con un arquitecto, diseñador y constructor que le ayude a aportar armonía y pureza a su hogar.

Estos son los factores clave que debe tener en cuenta para asegurarse de que su casa está libre de aire tóxico.

MATERIALES

Aunque ahora nuestras casas están hechas de materiales más duraderos, por desgracia estos materiales suelen estar hechos de productos químicos sintéticos que aumentan los niveles de toxicidad en nuestros hogares. Hay ingredientes nocivos en muchos de los productos que se utilizan para construir las casas: pintura, adhesivos, aislantes e incluso suelos, revestimientos de paredes y muebles. Estos productos suelen contener compuestos orgánicos volátiles, que pueden liberarse en el aire de nuestras casas y provocar dolores de cabeza y una serie de irritaciones. De hecho, la exposición prolongada e intensa a estos humos puede incluso provocar cáncer. La pintura, por ejemplo, contiene una lista de ingredientes tóxicos, mientras que los tableros de fibra de densidad media utilizados para construir armarios, estanterías, suelos y muebles contienen formaldehído.

EL AISLAMIENTO Y EL MOHO

Si su casa no está bien aislada y ventilada, desarrollará un alto nivel de humedad que puede provocar la aparición de moho en diversas superficies y causar alergias y ataques de asma. Los edificios actuales, de gran eficiencia energética y herméticamente cerrados, hacen que utilicemos un mínimo de energía para calentar y enfriar nuestras casas, pero estas estructuras suelen tener una ventilación limitada, por lo que la humedad puede acumularse rápidamente. Los servicios como las duchas de agua caliente y los aparatos de lavado de ropa y vajilla también han aumentado los niveles de humedad en nuestras casas. Una casa libre de moho debe tener un excelente sistema de ventilación para sustituir el aire húmedo por aire fresco, de modo que la humedad pueda secarse rápidamente.

LUZ

La luz natural influye en el funcionamiento de nuestro reloj biológico diario y en todo nuestro estado de ánimo y energía. Cuanta más luz natural tenga tu casa, más saludable será y te mantendrá más en sintonía con el entorno exterior y las estaciones. La cantidad de luz natural que entra en su casa viene determinada por la proporción entre ventanas y paredes. El arquitecto debe tener en cuenta la elevación de la casa y dónde deben abrirse los huecos mínimos y los más grandes para aprovechar al máximo el calor solar, así como la altura de los huecos y las vistas que presentan. La iluminación artificial también es importante: el tipo de iluminación que utilices puede afectar a tus patrones de sueño.

RUIDO

El ruido influye enormemente en nuestra salud, afectando a los niveles de ansiedad y estrés, así como a la calidad del sueño. No sólo hay que aislar la casa de los ruidos exteriores, sino que también hay que minimizar los ruidos internos, como el del agua corriente de los grifos y los inodoros, o el sonido del movimiento de las distintas habitaciones o plantas.

También te puede interesar